Entradas

Resident Evil: Final chapter

Imagen
Sin ser nada del otro jueves, esta sexta entrega y supuesto capítulo final ¿Lo tomamos en serio? supone un entretenimiento mayúsculo después del estancamiento donde se encontraba la reiterativa saga, que dejaba de lado una historia cada vez más confusa y relegaba todo a una indigesta borrachera de FX CGI  y lo peor: con menos minutos de gloria para los zombies, cada vez menos zombies. En esta, por suerte, no hay tiempo de echarles de menos: con una mayor dosis de violencia y sangre (tampoco para hacerse ilusiones) y un ritmo trepidante, todo un megamix de grandes éxitos recientes como "Mad Max Fury road", "The walking dead" o "Guerra mundial Z", que fracasa cuando quiere explicarnos más de La Colmena o el Proyecto Umbrella  y en algún maquillaje o actuación, pero es una gozosa  fiesta siempre que Alice va a hacer trabajos de campo. La mejor secuela gracias a Paul Wes Anderson, realizador de la primera y cuarta que pone el broche final, es más energética …

31 (2016)

Imagen
31 (2016) no es lo mejor de Rob Zombie. Será probablemente disfrutable para un seguidor de las Grindhouse y desde luego mejor acabado que la mayoría de slashers actuales: no ya que pueblen los cines, que eso está cada vez a más años luz, si no lo que podemos encontrar en Internet o plataformas digitales. Estamos quizás ante el film más sádico y sangriento del rockero, y desde el principio es trepidante, pero uno esperaba algo más grandioso ya desde sus primeros avances de rodaje con esas ilustraciones tan de Creepy o Eerie. Y es que peca de un guión poco elaborado y nada original, todo deja un regusto a deja vú, la idea es casi calcada a las secuelas de The purge, solo que con payasos psicópatas y freaks, sin olvidar la sombra que le acecha de La matanza de Texas con la estética de la primera y el tono desquiciado de su secuela, ambas de Tobe  Hooper  y aquí más palpable que nunca la influencia o los diálogos cada vez más Tarantino. No es lo que se esperaba de ella pero su estilo se r…

The burning dead

Imagen
El reclamo de  actores en las carátulas , que luego no salen más de cinco minutos en la peli a pesar de ser lo que ocupa gran parte del cartel no es algo nuevo. Pero últimamente está pasando bastante con dos en particular: Bruce Willis y Danny Trejo. Este último es el anzuelo principal de "The burning dead": El planteamiento es ya de por sí disparatado y ni a la productora Asylum se le ocurriría: Un volcán que bajo una maldición india expulsa zombies ardientes. La dirección es inexistente: Los zombies chamuscados mal maquillados y que parecen estar actuando en un cumpleaños barato o tripas que los figurantes intentan morder y despedazar y no lo consiguen porque son demasiado duras, por no hablar de los actores ¿? que no podrían hacerlo peor aposta y esos efectos digitales tan chapuceros. Todo recuerda a ese cine que hacía Bruno Mattei pero sin el encanto mediterraneo de aquella época. Una pérdida de tiempo, y Machete apenas sale, ni el cuchillo.

La cueva

Imagen
La cueva (2014) pasó por el Festival de Sitges de 2012 y llamó la atención de la productora Morena Films, que ofreció a su director, Alfredo Montero, hacer un segundo montaje con nuevas escenas. De esta manera, se conservaron 40 minutos del film original y el resto de metraje se rodó de nuevo. El resultado , un found footage donde unos mochileros treinteañeros quedan atrapados en una cueva de Formentera, consigue transmitir esa angustia, claustrofobia y asfixia al espectador. El problema es que hemos visto Rec, The descent, Cube o Buried y La cueva no es tan buena como ninguna de ellas. Tiene situaciones inverosímiles y alguna actuación demasiado chirriante que no casa con la autenticidad que su director quiere transmitir pero sí consigue durante casi todo el metraje. A destacar a Marta Castellote, que sí imprime esa naturalidad  y realismo necesario a su personaje. Siendo un film irregular y resultando monótono en algún momento, el mérito de este horror español realista y subjetivo ,…

La mitad de Oscar

Imagen
Jaime Rosales ha hecho mucho daño al cine español. Su cine intimista, austero y pausado ha sido un modelo a seguir para quien no dispone de mucho presupuesto o quiere profundizar en los sentimientos de sus personajes. La mitad de Oscar (2010) ha sido una película que tenía guardada durante años y no era capaz de ver. Era contemplar fotos de ella en revistas de cine y me echaba atrás. Pero llega el día que te apetece ver un cine más profundo y te lanzas de cabeza. Uno de los motivos para ello fue Verónica Echegui, la actriz que despuntó con la Juani de Bigas Luna y no ha cosechado los frutos que merece, como tanto actores con talento de nuestro cine. También me animaron los premios en festivales y su director, Manuel Martín Cuenca, responsable de dos obras tan interesantes y controvertidas como La flaqueza del Bolchevique o Caníbal, que en esta película no hace si no provocar el bostezo con una realización dilatada y aburrida. Silencios, paseos, miradas y angustias de un vigilante de s…

Zombie Hunter

Imagen
Arrowstorm Entertainment es otra productora más de serie B tirando a Z. No todo es Asylum. Son los responsables de, por poner un ejemplo, Osombie (2012) – sí, la de Osama Bin Laden y sus yihadistas zombificados- o Orc Wars (2013). Tienen mucha guasa, y solo por eso, se les intenta perdonar todo. Cuando hace unos meses vi el trailer de esta Zombie Hunter, la verdad me llevé una alegría. Post Apocalipsis al estilo Mad Max incluyendo la chupa de cuero, el polvo y el buga, estética Grindhouse  y sobre todo Danny Trejo con un hacha decapitando caminantes al más puro estilo Machete. Y es que su director, productor, y guionista, Kevin King, parece querer ser un Robert Rodriguez de videoclub, y no lo disimula nada, copiando mucho de la estética y efectos Instagram de Machete o Planet Terror, salvando las distancias, claro está. Aquí hay una obsesión graciosa por teñir la sangre de texturas rosas y violetas y la fotografía entre kitch y psicodélica, todo estéticamente muy vistoso y chillón, pe…

Paranormal Asylum: The Revenge of Typhoid Mary

Imagen
Otra más de asilos encantados. La última fue Greystone Park/ The asylum tapes (2012), la fallida cinta de Sean Stone, hijo del célebre director de JFK o Asesinos natos. El desconocido Nimrod Zalmanowitz dirige, o más bien perpetra este bodrio capaz de aburrir a las piedras, con el cansino planteamiento de idiotas insoportables que graban en lugares encantados. Pero tranquilos, los momentos de found footage son contados, la mayoría está filmado de manera convencional, y aunque en un principio pueda parecer que la cosa es mejor de lo que parece  por una digna fotografía y alguna escena de interés, como los fantasmas en la vía del tren,  pronto nos daremos cuenta de lo equivocados que estábamos. Basado en un supuesto hecho real, esta historia de fantasmas y posesiones llega a dar risa. Y es que hay una línea muy delgada entre dar miedo y resultar ridículo -que se lo digan si no a la productora Asylum con sus producciones paranormales- y el director consigue lo segundo, gracias a unas int…